Trayectoria2009-06-17T18:09:06+00:00

¿Cómo empezó todo?

Fundamos ActivaMente en México, en 1996, cuando el web apenas tenía 3 o 4 años de experimentación. Planeamos la agencia durante un largo viaje de 6 meses por 17 países de Latinoamérica. La historia de servilleta comenzó en la cafetería de las cascadas de Iguazú.

La idea desde el principio fue crear una agencia de publicidad, como las que había en aquel entonces -integrada, estratégica y creativa- que generara resultados de negocio para nuestros clientes, construyera marcas valiosas y respetara a los consumidores y sus intereses.

¿Por qué la arroba?

Quizás la única diferencia con las agencias de la época, a quienes siempre respetamos mucho, era que veíamos que los medios se digitalizarían y convergerían. Y que eso le daría a las personas el poder de decidir qué contenidos ver y cómo, cuándo y dónde verlos; de interactuar globalmente y de tomar mejores decisiones de compra.

¿Por qué un logo tan conservador?

La tipografía: Los socios fundadores teníamos 25 años. Necesitábamos denotar algo de seriedad para que nos creyeran 😉 Además era la época en la que los impresores no eran digitales; usaban originales mecánicos. Queríamos una tipografía que fuera legible y común para que no se equivocaran al imprimir nuestro logo. Por cierto: la arroba significa “en” o “at” en inglés.

1998 – Asociación a la AMAP

Los fundadores conocíamos bien la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad y era lógico agremiarnos lo antes posible con otras agencias. Al final creíamos que éramos muy similares. Pero los estatutos marcaban que cualquier agencia asociada debía manejar al menos 3 medios. Aunque Sergio López trató de ayudarnos y amablemente presentó al Consejo nuestros argumentos sobre la convergencia digital y sobre error de ver a Internet como un medio, fue imposible hacer una excepción en ese momento. Irónicamente, una década después, durante una reunión de re-planteamiento estratégico, alguien preguntó porqué no había agencias como ActivaMente en la Asociación. Hoy somos felices socios de AMAP.

1998 – Burundis: Primeras tarjetas de felicitación en español del Mundo

Reconocidos abogados aún pedían que definiéramos el término Internet en los contratos cuando obtuvimos la licencia para explotar a los Burundis comercialmente en Internet. En febrero 1998 diseñamos, programamos y lanzamos el primer sistema de tarjetas de felicitación en español de todo el Mundo. El portal llegó a tener 200,000 visitantes únicos diarios y generaba decenas de millones de páginas vistas a la semana. El único problema fue que nadie sabía aún lo que era un banner ni sabía venderlo o comprarlo. Mientras tuvimos que evangelizar, los Burundis cobraron gran popularidad en México y América Latina gracias al portal y Televisa hizo una millonaria adquisición para comercializar sus licencias.

1998 – La primera Agencia del Mundo con un AdServer

El primer Ad-Server (o servidor de publicidad online) fue creado por Dave Morgan. Estaba pensado para administrar la publicidad rotativa en los medios y generar reportes de desempeño a los anunciantes. A cambio de su traducción al español, al parecer (según Dave) fuimos la primera Agencia en el Mundo en adquirir un Ad-Server, ya que queríamos servir publicidad en diferentes sitios simultáneamente para poder comparar desempeños publicitarios y hacer optimizaciones en vivo de las pautas y la creatividad. La segunda según dice, fue una agencia española de medios a quien Dave visitó ya con la idea de venderlo a agencias. Ésta última lo convirtió en su plataforma de base que hasta hoy también usa para comprar y optimizar los medios.

Fundación de la AMIPCI

Era la época en la que el negocio de “internet” era manejado principalmente por ingenieros y apenas unos pocos despachos de diseño comenzaban a producir páginas web. Pero a raíz de nuestro fallido intento de asociarnos a AMAP, Ana Cravioto tuvo la idea de formar una Asociación similar, que viera por los intereses del creciente gremio, incluyendo su estandarización, representación y elaboración de estudios sindicados. Aunque en las primeras reuniones que tuvieron lugar en ActivaMente, la  mayoría de los asistentes eran medios publicitarios y comerciales, la AMIPCI (por sus siglas originales Asociación Mexicana de la Industria Publicitaria y Comercial del Internet) fue agrupando a muchos otras empresas de diversas industrias, incluyendo la financiera, telecom, seguridad informática y gobierno. Algunas Asociaciones en Sudamérica nacieron inspiradas en AMIPCI. Hoy la Asociación Mexicana de Internet es una de las más grandes e importantes de su ramo en en México.

(Más por publicarse aquí pronto)